Archive for diciembre, 2010

Puntos de filtración, el indeleble legado de Wikileaks

diciembre 9, 2010

Puntos de filtración, derecho fundamental exigible

Wikileaks, más allá de las consecuencias de sus últimas filtraciones (y las que parece que vendrán), va a dejar una herencia imposible de borrar; la necesidad misma de dicho sistema para la sociedad.

Wikileaks es lo que podemos ya bautizar como punto de filtración. Sistema comunicativo que funciona siguiendo, esencialmente, estos pasos:

1. En una estructura de poder (que no es sino un complejo de entramados comunicativos), se puede generar información oculta sobre hechos (procesos de gestión/control en la sombra o procesos de encubrimiento) o acciones futuras (procesos conspiratorios).

2. Esa información oculta puede resultar reprobable para una o varias personas implicadas en el entramado comunicativo. Las razones puede ser variadas; porque esta información contradice el discurso que la estructura hace público como propio, porque inculpa a la estructura de algún delito…

3. Estas personas no pueden pronunciarse contra la estructura a la que pertenecen por temor a las consecuencias, protegiendo la comunicación oscura.

4. Estas personas pueden enviar dicha información (en cualquier formato, más o menos formalizado, aportando o no pruebas más o menos verificables) a un punto de filtración (un buzón que protegerá por encima de cualquier asunto el anonimato de la fuente). Enrique Dans habla de la importancia del eslabón débil.

5. La actividad del punto de filtración pre-filtración será: verificar en la medida de lo posible la veracidad de la información, calcular la relevancia de la misma, estimar los posibles perjuicios de su publicación (y si estos son compensados por ventajas superiores) y establecer una estrategia de acción.

6. Llegados a este momento, el punto de filtración, las personas involucradas en el mismo, pueden decidir continuar. La actividad será filtrar dicha información (el formato aportado por el eslabón débil junto con las indagaciones posteriores, así como los parámetros estimados para su publicación: enfoque, tratamiento, agenda de temas relacionados/relacionables…) a los medios de comunicación (propios o ajenos) que se evalúen oportunos.

7. La actividad del punto de filtración post-filtración será: proteger por encima de todo el anonimato de la fuente, sancionar el tratamiento y enfoque dados por los medios concertados y no concertados (que se hagan eco posteriormente), haciendo las indicaciones oportunas (desde pequeños apuntas a advertencias) y defender a todos los involucrados de cualquier agresión, desde la ley mediante el derecho fundamental de información.

La suma importancia de los puntos de filtración se hace muy patente, teniendo presente la articulación de los medios con penetración en la sociedad en conglomerados empresariales; avisperos de intereses cruzados que pocas veces coinciden con la beneficencia general, castrándolos de su función de investigación, vigilancia, denuncia y/o contrapoder.

Aun con ello, el punto de filtración queda a medias sin labor periodística en su propia actividad y la posterior divulgación en medios: estos se sienten presionados, valerosos o alentados al buen hacer profesional cuando son varios los destinatarios de la filtración (sobre todo cuando se incluye su competencia directa).

La información filtrada permite además realizar periodismo científico, no en el sentido de la temática sino por la posibilidad de ilustrar el contenido informativo/opinativo con pruebas. Este término fue acuñado por el propio Julian Assange.

Para destapar la cañería, para hacer llegar a la sociedad con garantías la insoportable nausea de las oscuras estructuras de poder, y apuntar a la utopía de hacer innecesarios los puntos de filtración, hay que tener en cuenta diferentes marcas:

1. Puntos de filtración como derecho fundamental exigible, inherente a la libertades de información y expresión, a la vista de que son potentes herramientas de comunicación, transparencia y justicia. La existencia de estos hace, además, que se reduzca la oscuridad comunicativa y el potencial conspiratorio de las estructuras, al reducirse los círculos conspiratorios por miedo a la filtración, o su eliminación efectiva por la acción de esta.

2. El anonimato como principio de funcionamiento, la fuente de la filtración, incluso los componentes del punto de filtración y los periodistas del medio, deben quedar exentos de represalias legales o físicas, de cualquier agresor.

3. Descentralización; todos estos procesos comunicativos deben ser imparables; policefálicos, adaptativos, multiplataforma, multiformato y escalables.

4. La Red. Internet. Todo lo anterior cobra sentido con sus potencias, y seguirá siendo así mientras la Red sea libre y neutral (características hoy gravemente amenazadas), con todo lo que eso conlleva. Aunque este sistema comunicativo puede funcionar, con mucha menos eficacia y eficiencia, fuera de la Red.

5. Ofrecer la alternativa más o menos formalizada, de filtración autónoma, que permita a un eslabón débil hacer llegar desde el anonimato la información a los medios, o su publicación directa en la Red (se requieren plataformas a tal efecto; abiertas, anónimas y descentralizadas).

Interesante lectura complementaria: Deconstruyendo Wikileaks: ¿cuál es el verdadero objetivo de las filtraciones?.

Esta en acastro.net
Suscripción: Avisos email o RSS
Twitter: acastronet

Anuncios